Seleccionar página

Comer en la judería de Córdoba es un placer doble para sentidos y mente. No es solo por una ubicación privilegiada si no por el buen comer en nuestra amada Córdoba Vinoteca Ordóñez está ubícada en una antigua casa del Siglo XVIII. Consta de unas bóvedas artesanales que se usaban antiguamente para soportar el gran peso de los productos (Trigo, Maíz, Vino…) que e almacenaban en su interior. Así como su puerta habilitada antiguamente para la entrada y salida de carros tirados por caballos. Adquirida en el 2011 e inaugurada en el 2012 por Rafael Ordóñez Galán. En la actualidad el establecimiento esta totalmente restaurado, conservando tanto su puerta, como sus bóvedas, pero dotándolo de una nueva esencia, la cocina tradicional e innovadora cordobesa y de una gran variedad de los mejores vinos de España.

Esto hace dar a la Vinoteca Ordóñez de todo lo bueno que da Córdoba. Tapear en Córdoba incluye el concepto de consumiciones baratas y tapitas gratis o  muy buen precio en la mayoría de los establecimientos. Es lo que tiene ser una ciudad andaluza y estar en el sur del país. Ojo, que nos encantan los pintxos del norte, eso es innegable. Pero ya se sabe lo que decía aquél anuncio: “Todos necesitamos un poco de sur, para poder ver el norte”. Y así lo creo a pies juntillas, en todos los sentidos.

Comer en la judería de Córdoba con los cinco sentidos

Comer en la judería de Córdoba, Comer en la judería de Córdoba

Taberna en la Mezquita – Vinoteca Ordoñez

La gastronomía cordobesa ofrece platos tradicionales que son casi inigualables en su restaurante cordoba. Tienen materias primas de primera sencillas, sabores de distintas culturas y unos lugaras únicos para nuestro deleite. No solo tienen platos de siempre si no verdades chef que mezcla la cultura y nuestra materias sacando platos modernos y únicos.

Una de las principales zonas de tapeo, y seguramente una de las más turisticas, los alrededores de la mezquita ( La Judería).

La judería puede ser el barrio con más encanto y con más magia de Córdoba. Desde su comienzo, hasta el final. Desde la mezquita hasta la puerta de Almodovar pasando por la Sinagoga, una ciudad con cultura, historia y belleza mezclada.

La zona donde siempre hay turísticas y los cordobeses van para disfrutar de su encanto. Además de conocer la zona también se disfruta de su diversas tienda y se puede tomar buenas tapas de nuestra gastronomía.